El cocido gallego

Cuando uno hace un cocido gallego, lo primero de lo que hay que ocuparse es de seleccionar buenos productos. Así, por un lado tenemos la verdura de hoja blanca y verde. Por otro, es importante que haya una variedad y cantidad de partes de cerdo desaladas, incluidos el lacón, chorizos y, también, pollo y ternera. Ni que decir tiene que las patatas son un elemento esencial y que las habichuelas dan un toque especial.

Acompañaremos todo lo anterior con un buen pan de leña, agua y/o alguna que otra bebida espirituosa.

Lo fundamental está, primero, en desalar bien el cerdo. Después, el secreto se encuentra en cómo se cocinan los diferentes ingredientes. Nos llevará mucho tiempo, horas, porque cada uno de ellos se cocina por separado. La verdura, con algunos chorizos, por un lado. La carne de cerdo y más chorizos por otro. La ternera y el pollo han de cocinarse cada uno en su olla. Las patatas no se mezclarán con las verdura hasta el final, porque la primera tarda mucho en acabar de cocinarse.

Un buen cocido se basa en mantener el sabor de cada ingrediente junto con los otros, provocando una mezcla única en el paladar.

En nuestra vida, las personas que pasan, están y/o se quedan, son los ingredientes que nos alimentan y dejan marcas en nuestra personalidad. Cada uno de ellos aporta su esencia y sabor en nosotros. Tenemos que saber combinarlos para que el sabor sea único, el mejor, y que deseemos volver a cocinar con ellos o, si es necesario, cambiar la receta.

Yo, tú, también seremos los ingredientes de otras personas. Es por ello que tenemos que ser únicos para dar lo mejor.

Abrazos positivos.

© Método Estanislao

Música: Greenred Productions – Relaxing Music

Anuncios

Madrugada

Lo atractivo de la madrugada es lo que no se ve, lo desconocido que hay en ello y que, sin embargo, si esperamos unas horas, nos será revelado con la luz del día. En la madrugada hay belleza, hay misterio, hay algo especial que nos hace desearlo y, al mismo tiempo, temerlo.

Da igual. Lo importante es saber interpretar todas las señales que recibimos en ese espacio nocturno y decidir si nos interesan o no. En la vida de cada uno pasa exactamente lo mismo. Ante la oscuridad de lo desconocido, de lo que no podemos “ver” con nitidez, nos entra la duda y el miedo de tomar una decisión incorrecta.

Lo mejor que puedes hacer es tomarte tu tiempo y esperar a que la luz del día ilumine aquello que no se ve con nitidez, que no comprendes y todo se aclarará. Es mejor decidir bien y en consecuencia que mal, con todo lo que ello puede acarrear.

 

© Método Estanislao

Música: Greenred Productions – Relaxing Music

Luces de neón

El proceso de elaboración de los tubos de neón de las calles implica varios campos. Por un lado están los creativos, que diseñan el tipo de dibujo, logotipo y/o fuente a utilizar. Por el otro, los artesanos del vidrio, que son los que se ocupan de hacer realidad la idea original. Finalmente, otros técnicos se ocupan del montaje, que todas las piezas ensambladas hagan realidad el conjunto y se llene de luz y color el espacio que sea.

Es decir, que para que las luces de neón brillen como lo que son, hay un proceso en el que todo depende de que las partes se construyan y monten en su orden correcto. La belleza de este tipo de iluminación está, también, en las sensaciones que nos produce al observarlas, en los recuerdos que nos queden grabados al recordarlas y en su originalidad.

Nuestra vida también es un complemento de etapas vividas y de lo que vamos haciendo en ellas, bien sea solos o en compañía de otras personas. La a trascendencia de cada acto depende de lo que nos impliquemos en él, de nuestro esfuerzo para realizarlo, de la energía que aportemos y de los que nos haga crecer y avanzar en nuestro camino.

Brilla con tu luz propia, con tu color y originalidad, valorando siempre aquello que te haya ayudado a ser mejor. En tu vida hay color y luz siempre.

Abrazos positivos.

 

© Método Estanislao

Música: Energías Sutiles