Publicado en Cononcerse a uno mismo, decisiones, Relaciones personales, Vivencias

La bola de nieve

La imagen de la bola de nieve es muy ilustrativa cuando  queremos dar a entender que no tenemos control sobre todo aquello que nos rodea, que no podemos evitar ir hacia algo negativo… o quizá no.

De no frenar, es más probable que acabemos por estrellarnos, haciendo que todo quede diseminado y nosotros rotos o heridos.

Para evitar que pudiera suceder esto, es importante ser consciente de qué tenemos a nuestro alrededor y quiénes  son aquellas personas que forman nuestro círculo más intimo y los cercanos.

Sino conocemos todo esto, es más que probable que, ante cualquier problema, no sepamos o no podamos actuar ni hablar, con lo que la “bola” inicia su giro y de no detenerla al momento, nos costará hacerlo más adelante.

Abrazos positivos.

Alejandro Guillán.

Música: Heartful Cafe Music

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .