La arruga

La arruga es un pliegue, en la piel o en una tela, que se crea por el movimiento, un gesto o el tiempo. Indica estilo o descuido, dejadez por no planchar. En la piel se asocia a la edad, a la risa, la tristeza o melancolía, el enfado o el esfuerzo.

La arruga aporta ese punto de interés textil o vital que ejerce atracción sobre uno o un odio irrefrenable.

La arruga cuenta historias vividas, irrepetibles y marca una época, un momento concreto que recordaremos al pasar los dedos sobre la tela o nuestra cara.

Cada una de nuestras arrugas es nuestra propia huella digital de vida y su historia está grabada en cada surco, como un disco de vinilo o una película de carrete. Fotogramas que podemos contar, cortar, ver hacia adelante o volver atrás, revivirlas una y otra vez.

Abrazos positivos.

© Método Estanislao

Música: すべてうまくいく☆

Anuncios

La oscuridad

En ocasiones, no podemos evitar encontrarnos rodeados de la oscuridad.

Tenemos dos modos de reaccionar ante esta situación: por un lado, asustarnos y dejarnos llevar por el miedo, la angustia por la falta de “luz”. Por otro lado, aceptar lo que ocurre y adaptarnos al entorno.

En mayor o menor medida, nuestra vista iría adaptándose a esa falta de luminosidad hasta conseguir intuir y “ver” aquello que, hasta ese momento, no era posible.

La falta de luz, aun así, nos mostrará una realidad distorsionada, difícil de definir en su totalidad, que nos obligará a detenernos. Eso mismo nos da una perspectiva diferente y atrayente a la vez.

La luz y la oscuridad pueden esconder una belleza parecida y diferente de una misma realidad.

Abrazos positivos.

© Método Estanislao

Música: Zen Life relax

La hoja

La belleza está también en los momentos menos emocionantes, incluso tristes. En la naturaleza, con la llegada del otoño, observamos el cambio de color en las hojas de los árboles de hoja caduca. De los tonos verdes pasamos, en un breve período, a una paleta de marrones que terminan con la caída de estas.

Las ramas van quedando desnudas, hasta que en el árbol parece desaparecer todo vestigio de vida. Las hojas caen como en una danza y se desploman suaves bajo la ya invisible copa del árbol. Y ahí también hay belleza porque, si esperas y miras cada día, descubrirás que esas hojas, al descomponerse, forman nutrientes para alimentar a otras plantas y al propio árbol del que se han desprendido y, al llegar la primavera, nueva vida emergerá en forma de nuevos brotes de flores y hojas.

De la tristeza de la caída, de la muerte, nace una nueva vida. Marchar no es desparecer. Nuestra energía se transforma en algo mejor, seguro.

Abrazos positivos.

© metodo estanislao

Música: Una vida plena

La puesta de sol

Una puesta de sol es un paso después de otros dados durante todo el día. Hay dos formas de verlo. Un día menos en nuestra vida, en nuestro camino, y que termina en una noche oscura y demasiado larga o bien mirarlo como un momento de descanso y belleza después de una jornada en la que hayamos podido hacer lo que hemos deseado.

La belleza de la puesta de sol no está en sus colores, en el tiempo que dura. La belleza de la puesta de sol está en lo que nos haces sentir, desde un punto de vista físico y emocional. Para mí es un momento en el que se mezcla el final de una parte del camino y el comienzo de uno nuevo, porque nunca sabemos qué nos deparará el nuevo día que se acerca.

Recordemos la belleza pasada, lo que fue, y dejémonos llevar por la viviremos un nuevo día y toda la energía y potencialidad de lo que podemos hacer en él. Lo mejor está en nosotros y de nosotros parte lo mejor para nosotros mismos y los demás.

© Metodo Estanislao

Música: Tim Janis