Publicado en Cononcerse a uno mismo, Consciencia, Transformación, Vivencias

La brisa

La brisa es algo que no es tangible, es algo que aparece sin avisar y nos envuelve, nos deja una sensación cálida o fría, pero nunca nos deja indiferentes. Nos hace llegar aromas de todo tipo, agradables o no, haciendo que seamos conscientes de todo aquello que está relativamente cerca o no.

La brisa es algo que, en la mayoría de las ocasiones, nos deja una sonrisa en la boca, emana recuerdos que creíamos olvidados, nos hace tener la sensación de que no hemos olvidado demasiadas vivencias anteriores.

La brisa es algo que nos activa, que nos aporta energía positiva, casi siempre.

Busquemos en cada uno de nosotros y en quienes nos rodean, lo mejor , esa energía positiva que damos y recibimos y rodeémonos de esa brisa, que deseamos siga presente cada día en nuestra vida.

Abrazos positivos.

© Método Estanislao

Música: Soothing Relaxation

Anuncios
Publicado en Catarsis, Cononcerse a uno mismo, Crecimiento Interior, Experiencia, Fuerza interior, Transformación

Contemplar

La primera acepción del verbo “Contemplar”, según la RAE es: poner la atención en algo material o espiritual.

Creo que todos o casi todos lo hemos hecho. El ser humano necesita detenerse en algún momento de su vida y poner atención en aquello que le rodea, para ser consciente de la realidad en la que vive y, al mismo tiempo, saber dónde se encuentra, dónde quiere ubicarse en su propia vida y cómo encauzarla, no para saber que será de sí mismo el día de mañana, sino para tomar decisiones acerca de su propio presente y que éste tenga consecuencias en el camino que haya trazado, esté o no equivocado, ya que será su propia decisión.

Cada uno contempla, vive, decide y avanza creyendo siempre que, aquello que hace, es lo más positivo para sí mismo y para todos aquellos que le rodean.

Como tú, él o ella, yo tomo las mías

Abrazos positivos.

© Método Estanislao

Música: Yellow Brick Cinema – Relaxing Music

Publicado en Cononcerse a uno mismo, Relaciones personales, Transformación, Vivencias

El cable

El cable es un elemento que conecta un dispositivo a otro o envía corriente a un aparato eléctrico o electrónico para que este funcione. Hasta aquí, algo sencillo.

Sin embargo, si conectamos mal alguno de ellos podemos provocar un fallo, que lo que deseamos que funcione no lo haga o provocar un problema en el aparato irresoluble. Es por ello que, antes de nada, debemos saber perfectamente, qué tipo de cable usamos, cómo se conecta y dónde se conecta exactamente.

En la vida ocurre lo mismo. Cada uno de nosotros tenemos una energía que conecta de muchas formas con otras personas, animales, etc. Esa energía la podemos conducir a través de nuestro propio cuerpo como si fuera un cable y recibirla. Así, interactuamos, intercambiando energía positiva muchas veces y, en otras ocasiones, negativa.

Es por ello que debemos dar y recibir energía “a” y “de” aquellas personas que sintamos que aportan positividad en nuestras vidas. La energía negativa nos enseña qué es lo que no queremos en nosotros.

Abrazos positivos.

© Método Estanislao

Música: Spirit Tribe Awakening

Publicado en Catarsis, Crecimiento Interior, Experiencia, Transformación, Vivencias

La palmera

La palmera es un árbol, nada más… y nada menos. Crece cerca de la orilla de la playa en unas condiciones climatológicas concretas. De ella obtenemos los famosos cocos y, sobre todo, una sombra que nos protege del sol.

Pero si la palmera fuera sólo eso…, no tendría sentido escribir estas líneas.

La palmera es, también, la imagen de la idealización de un paraíso, un rincón agradable, cálido en el que descansar y dejar que las horas pasen con calma, un lugar en el que deseamos estar para evadirnos, desconectar o que nos sirva de inspiración para pintar, escribir o componer. Es ese atardecer que queremos ver en compañía o solos, es ese punto de inflexión en nuestra vida que haga que la cambie.

El problema es que no todos podemos permitirnos ir hasta ese supuesto paraíso. Digo “supuesto” porque nunca he ido, no por otra cosa.

Si buscamos un lugar, físico o emocional, que nos haga sentir así, aprovechémoslo para que sea una vía de escape cuando nos sintamos algo perdidos, agobiados, energéticamente bajos y utilicémoslo para llenarnos de positividad, toda la que podamos.

Abrazos positivos.

© Método Estanislao

Música: Clube de Meditação para Pensamentos Poderosos

Publicado en belleza, Crecimiento Interior, Experiencia, Relaciones personales, Transformación, Vivencias

La plastilina

La plastilina es una masa artificial que podemos moldear y darle la forma que deseemos con nuestras manos o moldes de mil motivos diferentes.

Hay infinidad de marcas, colores y texturas, pero la finalidad es la misma: moldear todo aquello que deseemos sin límites.

Además, la plastilina es una vía para desarrollar la motricidad, la imaginación la creatividad, y, cuando éramos pequeños, nos ayudaba a interactuar con otros niños, crear solos o en grupo, compartir, disfrutar, reír.

Con nuestra vida podemos hacer algo parecido: darle forma con todos los colores que deseemos, interactuar con otras personas, aprender, conocer, crecer, tantas cosas…

Moldea tu vida de la manera que quieras, pero siempre que lo hagas, y con quien lo hagas, de forma que te haga crecer como persona y haga, de tu vida, la mejor de las vidas y la más positiva.

Abrazos positivos.

© Método Estanislao

Música: Shooting Relaxation

Publicado en Conexión, Cononcerse a uno mismo, Crecimiento Interior, Etapas de la vida, Relaciones personales, Transformación, Vivencias

Sumar

¿Todo lo que no suma resta? No tiene porque, pero lo que es seguro es que lo que no suma pesa, molesta y no aporta nada.

Sumar no es competir por acaparar más, tener más, vivir más, amar más, todo más, más, más, más… No, no es eso ni mucho menos. Sumar es aprender, conocer, curiosear, tomar lo que necesitemos de lo que nos ofrezca la vida en sus diferentes variantes: vivencias, personas, experiencias, cosas, etc. y quedarnos con aquello que sume positivamente en nuestra vida.

Sumar también es ofrecer, compartir, recibir.

Sumar hace que nos conozcamos más y que seamos mejores “yo”, tanto para nosotros mismos como para los demás, conformando un círculo que, poco a poco, crece y se amplía.

Suma, siempre suma.

Abrazos positivos.

© Método Estanislao

Música: OCB Relax Music

Publicado en belleza, Crecimiento Interior, Relaciones personales, Sentimientos, Transformación

Arrancar una flor

La belleza de una flor, para la mayoría de las personas está en la imagen de sus pétalos abiertos, mostrando en todo su esplendor la intensidad de sus colores y la forma de los propios pétalos en combinación con los matices del verde de sus hojas, tallos y otros tonos que pueda tener.

Sin embargo, toda esta belleza es efímera y dura lo que tarda en marchitarse por haber sido cortada de la planta que la alimentaba.

Arrancar una flor es obligarla a que muestre su belleza un instante, para luego tirarla porque pierde su color y está destinada a morir. Sin más.

En una flor, su belleza está en ver como germina la planta, crece, ver como el capullo asoma y, finalmente, emerge la flor, con todos sus matices de color y, poco a poco, más rápido o durante algo más de tiempo, va perdiendo estos, los pétalos van cayendo, las semillas se las lleva el viento o van pegadas sobre una abeja y poliniza otras plantas para que, al año siguiente podamos disfrutar de este mismo ciclo como si fuera un ritual.

Para las personas que amamos, queremos, es lo mismo. Si las arrancamos de lo que son, se mueren ante nuestros ojos. Si las dejamos libres y las acompañamos, creciendo juntos, podremos admirar y disfrutar de toda su belleza, siendo correspondidos por ellas.

Ama, cuida y protege siempre lo que ames.

Abrazos positivos.

© Método Estanislao

Música: Papo Reto Paula Donegá