La cerveza

Cuando a uno le sirven una cerveza, frente a una copa se encuentra una parte superior de espuma y una inferior de líquido en una gama de colores que puede ir del trigueño más amarillo a oscuro más tostado. Pero esto, tras verlo, no es más que una primera impresión porque, a la hora beberlo, ahí empieza una abanico ilimitado de matices.

Las personas, cada uno de nosotros, somos como una cerveza. Físicamente somos lo que se ve. En lo que la cerveza es la espuma y el líquido, en nuestro caso somos un físico y una manera de ser distinta cada uno de los que existimos.

Pero como la cerveza, en cuanto tenemos la espuma y el líquido en boca notaremos muchos matices en función del tipo de cerveza y los ingredientes que se hayan utilizado para crearla. Y como cada cerveza es única y con matices distintos, las personas también tenemos caracteres y formas de ser diferentes y compatibles, o no, con otras personas. Así es como se crean las relaciones sociales. Todo es cuestión de probar.

Que una relación no funcione no quiere decir que no vayas a encontrar otra que sí lo haga, sea del tipo que sea. Sólo tienes que probar.

¿Tomas una cerveza?

Abrazos positivos.

© Método Estanislao

Música: Soothing Relaxation

Anuncios

La pizarra

Una pizarra es una superficie en la que podemos anotar, dibujar o jugar con tizas blancas o de colores. Lo mejor de esa superficie es que, cuando queramos, podemos borrar todo lo que hayamos hecho en en ella y volver a empezar. Eso es algo que no se puede hacer siempre o en todo aquello sobre lo que pintemos.

En nuestra vida es un poco más complicado hacerlo. Cada color, cada tiza, cada experiencia, quedan marcadas “en” y “sobre” nosotros de una forma más o menos profunda y no podemos obviar su presencia ni su recuerdo.

Sin embargo, aunque pensemos que es imposible, aunque no podamos borrar todo aquello que deseemos, sí podemos volver a pintar sobre una pizarra vacía y comenzar a llenarla de nuevos colores, de nuevos deseos, de nuevos pasos que podemos hacer realidad si queremos… y sí es algo que podemos realizar.

En una pizarra todo puede imaginarse de nuevo una y otra vez. Hazlo realidad, porque una vida está para llenarla de lo que queramos y podamos. Todos y cada uno de nosotros tenemos en nuestra mano el poder para hacerlo posible y tú puedes.

Abrazos positivos.

© Método Estanislao

Música: Río Azul

Escuchar

En muchas ocasiones, escuchar es lo que diferencia el que te importe algo o alguien o no. Todos y cada uno de nosotros necesitamos, en algún momento, ser escuchados o escuchar.

La vida es un camino en el que nos encontramos con todo tipo de situaciones y personas diferentes, que nos hacen sentir distintas emociones, ya sean positivas, negativas o neutras y estas nos afectan de modos distintos según nuestra personalidad. A esto hay que añadirle que, al ser seres sociales, interactuamos con nuestros semejantes y es esa misma intercomunicación la que provoca otra serie de reacciones en nosotros mismos y en aquellos con quienes nos relacionamos.

Es por ello que, en ocasiones, necesitamos hablar y expresar con palabras aquello que nos afecta, nos gusta o no, etc., y esperamos que se nos escuche. De la misma manera, otras personas esperarán una reciprocidad en caso de necesitarlo ellos.

Escuchar es algo que el ser humano sabe hacer y ayuda mucho más de lo que creemos y de lo que pensamos.

Abrazos positivos.

© Método Estanislao

Música: Reflektorfilm Szilágyi Márta

La arruga

La arruga es un pliegue, en la piel o en una tela, que se crea por el movimiento, un gesto o el tiempo. Indica estilo o descuido, dejadez por no planchar. En la piel se asocia a la edad, a la risa, la tristeza o melancolía, el enfado o el esfuerzo.

La arruga aporta ese punto de interés textil o vital que ejerce atracción sobre uno o un odio irrefrenable.

La arruga cuenta historias vividas, irrepetibles y marca una época, un momento concreto que recordaremos al pasar los dedos sobre la tela o nuestra cara.

Cada una de nuestras arrugas es nuestra propia huella digital de vida y su historia está grabada en cada surco, como un disco de vinilo o una película de carrete. Fotogramas que podemos contar, cortar, ver hacia adelante o volver atrás, revivirlas una y otra vez.

Abrazos positivos.

© Método Estanislao

Música: すべてうまくいく☆

Cambio de año

El cambio de año no es más que el paso de un día a otro, dejar atrás 365 días y comenzar a descontar otros tantos, salvo que el que dejamos o el que llega sea bisiesto y tengamos que añadirle uno más.

En realidad, lo tomamos como un cambio vital, un reto nuevo que alcanzar, un proyecto que iniciamos y que deseamos terminar, un deseo de conseguir realizarnos en múltiples aspectos de nuestro camino: el laboral, social, amoroso, de amistad, familiar, económico…

Es un deseo de dejar aquello que ha sido negativo y de poner nuestro contador a cero. El cambio de año es una oportunidad, pero somos nosotros mismo los que tenemos que dar ese primer paso positivo para que el cambio empiece.

Abrazos positivos.

© Método Estanislao

Música: Good Vibes – Binaural Beats

Arroz

Mi receta para cocinar arroz:

En una cazuela ponemos aceite a temperatura fuerte. Cuando esté caliente añadimos unos ajos, con cáscara. Esperamos a que se doren y los quitamos del aceite. En este punto añadimos el arroz, que lo echaremos por vasos.

Aún no echamos el agua. Dejamos que se mezcle y caliente con el aceite durante un minuto. Al mismo tiempo le añadimos la sal. Al pasar el minuto, añadimos tres vasos de agua por cada vaso de arroz.

Bajamos la temperatura a medía. Tapamos la olla y dejamos que se haga. En cuanto bajemos la temperatura, removemos el arroz únicamente en este momento. El arroz estará listo cuando veamos que se abren unos agujeros en el arroz y casi no haya líquido. Apartaremos y dejaremos reposar. Luego podemos comerlo así o acompañado de lo que queramos: carne, verdura o pescado

¿Es la única receta que hay de arroz? No, pero la comparto contigo y te invito a tomarla conmigo.

Sé tu mismo. Sé positivo.

Abrazos positivos.

© Método Estanislao

Música: Musicoterapia

El escalofrío

Es escalofrío es una reacción física de nuestro cuerpo a algo externo o interno, ya sea emocional, relacionado con la temperatura, corporal, intuitivo u a causa de otros estímulos.

Aparte de lo que podamos sentir todo lo que tenga relación con las variantes que de temperatura, las personas somos más o menos intuitivas y notamos la positividad o negatividad de aquellos que están cerca nuestra.

Si tenemos claro quién nos aporta energía positiva y quién nos la absorbe o sólo nos transmite la negativa, tenemos en nuestra mano tomar aquello que queremos y nos hace estar mejor y apartar aquello que sobra o resta.

Tu has de buscar siempre tu energía positiva para ser quién tu quieras ser.

Abrazos positivos.

© Método Estanislao

Música: Soothing Relaxation

Partir de cero

Partir de cero es imposible porque ese implica ser otra persona distinta de la que eres, borrar de nuestro cerebro todo aquello que nos hace ser quienes somos.

¿Podemos, salvo por una enfermedad o discapacidad, olvidar los recuerdos, a nuestra familia, a las personas que hemos conocido o conocemos, nuestras experiencias y vivencias, nuestra propia esencia? No. ¿Entonces?

Bueno. Si nos paramos a analizar en qué momento de nuestra vida estamos; qué hay de positivo o negativo en ella, en todos los aspectos de la misma; qué nos gustaría cambiar de ella y qué es aquello de lo que deseamos desprendernos; entonces todo cambia. Es importante saber quiénes somos y quién queremos ser y quién no.

Cuando tengamos claro todo esto, podremos tomar decisiones y avanzar en nuestra vida para que sea mejor.

Partir de cero es ser conscientes de nosotros mismos y, así, poder avanzar para mejorar positivamente como personas.

Abrazos positivos.

© Método Estanislao

Música: すべてうまくいく☆

La oscuridad

En ocasiones, no podemos evitar encontrarnos rodeados de la oscuridad.

Tenemos dos modos de reaccionar ante esta situación: por un lado, asustarnos y dejarnos llevar por el miedo, la angustia por la falta de “luz”. Por otro lado, aceptar lo que ocurre y adaptarnos al entorno.

En mayor o menor medida, nuestra vista iría adaptándose a esa falta de luminosidad hasta conseguir intuir y “ver” aquello que, hasta ese momento, no era posible.

La falta de luz, aun así, nos mostrará una realidad distorsionada, difícil de definir en su totalidad, que nos obligará a detenernos. Eso mismo nos da una perspectiva diferente y atrayente a la vez.

La luz y la oscuridad pueden esconder una belleza parecida y diferente de una misma realidad.

Abrazos positivos.

© Método Estanislao

Música: Zen Life relax

El lápiz

El lápiz es un utensilio de madera y grafito que se utiliza para escribir, marcar, dibujar y otros usos. Lo maravilloso de este utensilio, creado en el siglo XVIII, es la simplicidad, la utilidad y, sobre todo, la capacidad para que todo el mundo pudiera tener acceso a la escritura.

Lo esencia no es el objeto en sí, si no la utilidad del mismo y cómo podemos, en cualquier lugar y, casi en cualquier circunstancia, plasmar sobre casi cualquier superficie aquello que queremos recodar, dibujar, dejar constancia o escribir para que sea transmitido.

Lo importante no es qué tenemos, sino qué podemos hacer con aquello que tenemos y el ser humano puede crear cosas maravillosas con los elementos más simples.

Crea belleza. Sé positivo.

Abrazos positivos.

© Método Estanislao

Música: すべてうまくいく☆