Publicado en belleza, Crecimiento Interior, Relaciones personales, Sentimientos, Transformación

Arrancar una flor

La belleza de una flor, para la mayoría de las personas está en la imagen de sus pétalos abiertos, mostrando en todo su esplendor la intensidad de sus colores y la forma de los propios pétalos en combinación con los matices del verde de sus hojas, tallos y otros tonos que pueda tener.

Sin embargo, toda esta belleza es efímera y dura lo que tarda en marchitarse por haber sido cortada de la planta que la alimentaba.

Arrancar una flor es obligarla a que muestre su belleza un instante, para luego tirarla porque pierde su color y está destinada a morir. Sin más.

En una flor, su belleza está en ver como germina la planta, crece, ver como el capullo asoma y, finalmente, emerge la flor, con todos sus matices de color y, poco a poco, más rápido o durante algo más de tiempo, va perdiendo estos, los pétalos van cayendo, las semillas se las lleva el viento o van pegadas sobre una abeja y poliniza otras plantas para que, al año siguiente podamos disfrutar de este mismo ciclo como si fuera un ritual.

Para las personas que amamos, queremos, es lo mismo. Si las arrancamos de lo que son, se mueren ante nuestros ojos. Si las dejamos libres y las acompañamos, creciendo juntos, podremos admirar y disfrutar de toda su belleza, siendo correspondidos por ellas.

Ama, cuida y protege siempre lo que ames.

Abrazos positivos.

© Método Estanislao

Música: Papo Reto Paula Donegá

Publicado en Conexión, Crecimiento Interior, Experiencia, Sentimientos, Transformación

La cascada

Una cascada es una caída de agua más o menos alta y, dependiendo de la época del año, más o menos caudalosa.

La belleza de la cascada está en el sonido del agua cayendo al fondo de la misma, ya sea sobre superficie líquida o dura; lo que, en ocasiones, esconde tras la cortina de agua o debajo de la misa; la ligera humedad que se forma cerca de ella; el arco iris que se forma, en ocasiones, al incidir los rayos de sol sobre las gotas en suspensión.

Es decir, la belleza de una cascada está en lo que es y el entorno y es el conjunto de todo ello lo que despierta nuestras emociones.

Cada uno de nosotros podemos influir positivamente en nuestro entorno si mostramos aquello que nos hace ser quienes somos, siempre que sea lo mejor de nuestro interior.

Deja que fluya tu belleza.

Abrazos positivos.

© Método Estanislao

Música: Buddha’s Lounge

Publicado en belleza, Transformación, Vivencias

La oscuridad

En ocasiones, no podemos evitar encontrarnos rodeados de la oscuridad.

Tenemos dos modos de reaccionar ante esta situación: por un lado, asustarnos y dejarnos llevar por el miedo, la angustia por la falta de “luz”. Por otro lado, aceptar lo que ocurre y adaptarnos al entorno.

En mayor o menor medida, nuestra vista iría adaptándose a esa falta de luminosidad hasta conseguir intuir y “ver” aquello que, hasta ese momento, no era posible.

La falta de luz, aun así, nos mostrará una realidad distorsionada, difícil de definir en su totalidad, que nos obligará a detenernos. Eso mismo nos da una perspectiva diferente y atrayente a la vez.

La luz y la oscuridad pueden esconder una belleza parecida y diferente de una misma realidad.

Abrazos positivos.

© Método Estanislao

Música: Zen Life relax

Publicado en Cononcerse a uno mismo, Etapas de la vida, Experiencia, Vivencias

Madrugada

Lo atractivo de la madrugada es lo que no se ve, lo desconocido que hay en ello y que, sin embargo, si esperamos unas horas, nos será revelado con la luz del día. En la madrugada hay belleza, hay misterio, hay algo especial que nos hace desearlo y, al mismo tiempo, temerlo.

Da igual. Lo importante es saber interpretar todas las señales que recibimos en ese espacio nocturno y decidir si nos interesan o no. En la vida de cada uno pasa exactamente lo mismo. Ante la oscuridad de lo desconocido, de lo que no podemos “ver” con nitidez, nos entra la duda y el miedo de tomar una decisión incorrecta.

Lo mejor que puedes hacer es tomarte tu tiempo y esperar a que la luz del día ilumine aquello que no se ve con nitidez, que no comprendes y todo se aclarará. Es mejor decidir bien y en consecuencia que mal, con todo lo que ello puede acarrear.

 

© Método Estanislao

Música: Greenred Productions – Relaxing Music

Publicado en belleza, Crecimiento Interior, Etapas de la vida, Experiencia, Sin categoría

La hoja

La belleza está también en los momentos menos emocionantes, incluso tristes. En la naturaleza, con la llegada del otoño, observamos el cambio de color en las hojas de los árboles de hoja caduca. De los tonos verdes pasamos, en un breve período, a una paleta de marrones que terminan con la caída de estas.

Las ramas van quedando desnudas, hasta que en el árbol parece desaparecer todo vestigio de vida. Las hojas caen como en una danza y se desploman suaves bajo la ya invisible copa del árbol. Y ahí también hay belleza porque, si esperas y miras cada día, descubrirás que esas hojas, al descomponerse, forman nutrientes para alimentar a otras plantas y al propio árbol del que se han desprendido y, al llegar la primavera, nueva vida emergerá en forma de nuevos brotes de flores y hojas.

De la tristeza de la caída, de la muerte, nace una nueva vida. Marchar no es desparecer. Nuestra energía se transforma en algo mejor, seguro.

Abrazos positivos.

© metodo estanislao

Música: Una vida plena

Publicado en belleza, Cononcerse a uno mismo, Emociones, Fuerza interior, Sentimientos, Vivencias

La puesta de sol

Una puesta de sol es un paso después de otros dados durante todo el día. Hay dos formas de verlo. Un día menos en nuestra vida, en nuestro camino, y que termina en una noche oscura y demasiado larga o bien mirarlo como un momento de descanso y belleza después de una jornada en la que hayamos podido hacer lo que hemos deseado.

La belleza de la puesta de sol no está en sus colores, en el tiempo que dura. La belleza de la puesta de sol está en lo que nos haces sentir, desde un punto de vista físico y emocional. Para mí es un momento en el que se mezcla el final de una parte del camino y el comienzo de uno nuevo, porque nunca sabemos qué nos deparará el nuevo día que se acerca.

Recordemos la belleza pasada, lo que fue, y dejémonos llevar por la viviremos un nuevo día y toda la energía y potencialidad de lo que podemos hacer en él. Lo mejor está en nosotros y de nosotros parte lo mejor para nosotros mismos y los demás.

© Metodo Estanislao

Música: Tim Janis

Publicado en Emociones, Relaciones personales, Sentimientos, Sin categoría, Transformación

Flores

Durante todo el año hay flores, ya sea donde vivimos o en otras ciudades, pueblos o países. La belleza de las flores no está en ellas mismas, si no en una valoración que cada uno de nosotros le damos. Por eso a unos les gusta un tipo de flor y a otros otra. De alguna forma, les proyectamos una serie de características humanas que, realmente, no las definen.

Los colores y formas de las flores tienen millones de años de evolución y van dirigidas a atraer un tipo de insecto, bien para polinizar, bien para atraparlo… u otros intereses. La belleza, en este caso, es interesada, en lo que a la planta se refiere.

Nosotros somos parecidos a las flores. Hemos evolucionado durante miles de años hasta ser quienes somos y nuestra evolución nos sirve para adaptarnos al entorno, utilizar aquello que tenemos a mano para la supervivencia, atraer al otro sexo y procrear. Esa es la base.

Pero luego está esa parte irracional y racional, en la que encontramos la belleza, en la que buscamos la creatividad, en la entran en juego los sentimientos, emociones, deseos, el arte. Eso también es lo que nos hace humanos. Como a las flores, hay algo en nosotros que no podemos describir por su belleza, pero que no podemos dejar de desear y admirar.

 

© Metodo Estanislao

música: NuMeditationMusic

Publicado en Cononcerse a uno mismo, Crecimiento Interior, Sentimientos, Transformación

La pared

LA PARED (BR)Una pared es un espacio que, en un principio, vemos como algo frío, inerte, incapaz de expresar algo, tener vida propia. Sin embargo, somos nosotros los que podemos cambiar todo eso y hacer de ese elemento arquitectónico algo completamente diferente. Únicamente aportándole un poco de color y textura cambia radicalmente la manera en que podemos verlo y lo podemos transformar en algo vivo.

Una pared puede ser soporte de algo bello, de algo creativo y está al alcance de cualquiera de nosotros el plasmar en una todo nuestro poder sensible. Da igual que tengamos más o menos destreza. Lo importante es expresar algo. Nosotros somos como esa pareja. Somos un elemento en blanco, algo que podemos llenar de belleza, de texturas, de imágenes, de vivencias, de recuerdos. Pero sobre todo, lo que hemos de buscar es la de plasmar toda nuestra belleza y positividad interiores.

© Metodo Estanislao

Publicado en Cononcerse a uno mismo, Crecimiento Interior

El mirador

ESPERANDOCuando nos asomamos a un mirador observamos la belleza de todo lo que abarca e incluso admiramos lo que la naturaleza puede ofrecer al ser humano desde un lugar concreto. Cuando hablo de naturaleza no solamente hablo de paisajes, porque en ocasiones también podemos admirar lo hecho por el ser humano, una ciudad, sus estructuras, etc.

Si sólo nos quedamos con el punto de vista del mirador, entonces nos alejamos de la realidad. Vemos la generalidad pero no podemos fijar el foco en lo particular, en le detalle. Por eso hay que acercarse y desentrañar esa realidad, que está oculta en la imagen imponente que se tiene desde lo alto de un mirador.

Encuentra, descubre esos detalles y descubrirás otra realidad, otro mirador más real, más cercano a ti.

© Metodo Estanislao

Publicado en Fuerza interior, Sentimientos, Sin categoría, Vivencias

Las nubes

NUBES (BR)Las nubes dan sombra, cambian de color según incida el sol, el momento del día o lo cargadas que estén de agua. Las nubes corren más o menos según la fuerza del viento. Son parte esencial de nuestra existencia. Las nubes también tienen formas diferentes, que cada uno de nosotros interpreta a su manera.

Así, vemos animales, objetos, seres mitológicos, monstruos, etcétera. Apreciar la belleza de las nubes es positivo porque nos aleja un momento de lo cotidiano y nos aporta tranquilidad, recarga nuestra energía, anima la imaginación y nos hace sentir mejor. Utiliza esa positividad en tu vida y verás que produce cambios en tu interior.

© Metodo Estanislao