Publicado en Crecimiento Interior, Etapas de la vida, Sin categoría

La piedra

INVIERNO EN EL PASADIZOUna piedra es algo sólido, duro, que parece inquebrantable. Nada parece inmutarla y el tiempo, su paso, sentimos que no le afecta y, en ocasiones, creemos que nada podrá con ella. Sin embargo no es así. Precisamente, el paso del tiempo, la lluvia, el viento, el sol, el frío, etc., sí que influyen en ella.

Todos estos elementos van puliendo poco a poco sus aristas, alisándolas, rebajando esa dureza y transformándola día a día. Nosotros somos una piedra en bruto a la que, desde que nacemos, nos van puliendo. Primero lo hace la familia, luego las personas que conocemos, personal o íntimamente, etc. Pero la parte más importante es la que hacemos nosotros mismos.

Nosotros somos nuestros propios escultores y bebemos de todo aquello y aquellos que nos rodean. Busquemos siempre descubrir la belleza que hay en nuestro interior y esculpámosla para crear una obra única, hermosa y positiva.

© Metodo Estanislao

Publicado en Cononcerse a uno mismo, Crecimiento Interior, Emociones, Sentimientos, Sin categoría, Vivencias

Las nubes

CiesCuando vemos el cielo cubierto de nubes nos cambia el carácter. Identificamos este hecho con un día triste, en el que puede llover, lo que aumenta esa sensación negativa. La luz se vuelve más plomiza en la ciudad y todo adquiere un tono metálico. Sentimos que el ruido es mayor y nos molesta de una modo más acusado. Es como si predispusiéramos nuestra mente y cuerpo a estar mal en todos los aspectos.

En cambio, si lo enfocáramos de otro modo nos daríamos cuenta de la belleza que poseen esos días. Si buscamos un mirador o un lugar lo suficientemente alto, quedaríamos paralizados por todo lo que podemos descubrir. Los colores del entorno, de la ciudad o el campo, siguen ahí e incluso parecen más saturados porque no hay esa sobreexposición que aporta la luz del sol directa. Sigue leyendo «Las nubes»