Publicado en Cononcerse a uno mismo, Consciencia, Crecimiento Interior, Fuerza interior, Transformación, Vivencias

La contemplación

¿Por qué el ser humano, en cualquier momento de su vida, necesita detenerse frente a algo que le haga sentir calma, paz y quedarse en ese lugar durante un espacio de tiempo, el que sea? ¿Por qué ese momento de contemplación?

Contemplar no es exactamente mirar hacia algo que nos produzca una calma interior, no. Lo que nos hace sentir esa sensación interna es el conjunto de varios aspectos que emiten una especie de energía que provoca en nuestro cuerpo la necesitad de absorberla.

No es una puesta de sol, es ésta junto con el sonido del aire o su quietud; la temperatura; el rumor de agua del río o de las olas llegando a la arena; la comodidad de como este nuestro cuerpo, de pie o sentado… o cualquier otra motivación externa que asociemos a una tranquilidad interior.

Es decir, aquello que vemos, el entorno, el momento del día, la temperatura, sonidos, etc.

Todo ello, unido, provoca una relajación y una predisposición a detenernos, observar aquello que nos rodea y, al mismo tiempo, en muchas ocasiones, también nuestro interior o, en otras, únicamente desconectar y no pensar en nada más que en el momento y la contemplación. Es decir: estar, sentir, abstraerse y olvidarse de la noción de tiempo hasta que sintamos que queremos volver al momento anterior a este. Nada más.

Cuando tengas esa necesidad no la ignores. Vívela, aunque sea durante un breve instante. Tu cuerpo es posible que lo necesite y tú también.

Abrazos positivos.

Alejandro Guillán

EL método Estanislao

Música: Go Music Legends

Publicado en Cononcerse a uno mismo, Fuerza interior, Sin categoría, Transformación

El silencio

El silencio, en muchas ocasiones, habla más que las propias palabras. Grita, aconseja, nos indica, hace que entendamos qué ocurre o qué debemos hacer. El silencio es poderoso porque en él podemos encontrar aquello que buscábamos, incluso a nosotros mismos.

Cuando hay silencio es cuando realmente escuchamos todo lo que nos rodea y los pequeños detalles se vuelven nítidos, nos hablan, nos redescubren lo que desconocíamos hasta ese momento. Es un modo de interiorizar y ver dentro de cada uno la parte más bella y la peor, la serena y la más irritable.

El silencio sirve para que encontremos la calma interior necesaria para, si hablamos, decir lo que realmente queremos decir.

© Metodo Estanislao

Música: Soothing Relaxation

Publicado en Catarsis, Cononcerse a uno mismo, Crecimiento Interior, Sin categoría, Transformación

La calma

LAS ESTRELASVivimos con demasiada prisa para todo. Parece que nunca llegamos a tiempo y no hay horas en todo el día para hacer lo que deseamos. Cuando me centro y detengo un instante, me doy cuenta que estamos equivocados y perdidos porque no sabemos lo que deseamos hacer ni a dónde vamos.

Por eso tenemos que buscar la calma, detenernos, relajar nuestra mente y ser conscientes de verdad de lo que hacemos. Cuando nos detenemos y centramos el presente en nosotros, nos damos cuenta que avanzamos sin pensar, sin saber a dónde ir.

Cuando comprendemos esto, nuestra realidad cambia completamente. Vemos las virtudes y los errores, pero sobre todo, desnudamos nuestra mente y, poco a poco, descubrimos aquello que queremos hacer de verdad, caminamos hacia un objetivo consciente y encontramos la calma, algo nuevo y que nos produce un escalofrío.

Es entonces cuando nos damos cuenta que nuestro ritmo es más pausado, que no podemos abarcarlo todo, pero sí buscar ese algo que deseamos conocer, descubrir y vivir. Eso se nota por dentro y los demás lo hacen por fuera.

© Metodo Estanislao