Publicado en Catarsis, Crecimiento Interior, decisiones, Relaciones personales, Transformación, Vivencias

La hoguera

Para preparar una hoguera se necesitan muy pocos elementos: madera o carbón (combustible), oxígeno (comburente), calor y la combinación de lo anterior es lo que produce las llamas (reacción).

Con las llamas y el calor que producen estas podemos cocinar, calentarnos, protegernos. Es decir, algo tan sencillo como una hoguera hace que tengamos cubiertas gran parte de nuestras necesidades básicas como seres humanos.

Esto me hace pensar que realmente, no necesitamos tanto como nos quieren hacer creer y que, muchas veces, lo esencial lo tenemos al alcance de la mano, como puede serlo otra piel, una caricia, la presencia y/o cercanía de quien sentimos que es realmente importante en nuestra vida, ya sea íntima, familiar o cercana.

Lo escrito anteriormente no quiere decir que renunciemos a nada, sino que lo más importante en nuestra vida es valorar aquello que realmente necesitamos y que nos vaya a ayudar, de verdad, en el camino vital que recorramos.

En ocasiones, frente a una hoguera, notando su crepitar, viendo el color de las llamas, lo tenemos todo y no necesitamos nada más que estar.

Abrazos positivos

Alejandro Guillán

Música: Fika

El método Estanislao