Publicado en belleza, Cononcerse a uno mismo, Crecimiento Interior, decisiones, Relaciones personales, Transformación, Vivencias

La cápsula del tiempo

Una cápsula del tiempo es un recipiente hermético, sin un tamaño concreto, aunque los haya, en el que se introducen objetos recuerdos, etc…. de la época y se guardan para que la generación o generaciones posteriores, al abrirla, conozcan aquello que era lo cotidiano, lo normal, noticias y hechos ocurridos en ese momento.

Cada uno de nosotros somos una cápsula del tiempo, en la que guardamos momentos relacionados con cada etapa de nuestra vida, experiencias únicas, todo aquello que para nosotros es importante y, sobre todo, relaciones con personas, ya sean cercanas o no.

A diferencia de una cápsula del tiempo física, nosotros somos los que decidimos abrir la nuestra y escogemos qué mostrar y a quién.

Todo aquello que no enseñemos o mostremos desaparecerá con nosotros cuando dejemos de existir.

Somos lo que somos por lo que vivamos, por las decisiones que tomemos, por aquello que digamos o callemos, por quienes seamos al relacionarnos con los demás, por quién o qué amemos odiemos, por lo que disfrutemos… por cada paso dado en nuestro camino vital.

Abrazos positivos

Alejandro Guillán

El método Estanislao

Publicado en Catarsis, Cononcerse a uno mismo, Experiencia, Fuerza interior, Sin categoría, Transformación

La montaña

La montaña es una mole de roca y, en parte, en su base, tierra y, puede que vegetación. Es un pico más o menos puntiagudo que vemos y en el que, en muchas ocasiones, no reparamos. Sabemos que está allí, pero sólo somos conscientes de la misma cuando estamos junto a su base y sentimos todo el vértigo, el peligro y la dificultad de descubrirla en toda su fuerza y poder.

Podemos creer que sólo es roca y altura. Ante ella se agolpan todas las contradicciones, miedos y fortalezas interiores. Ante la montaña decidimos si subir o no,  si apoyar el primer pie, apoyando las manos, e impulsarnos o no; avanzar o volver atrás; soportar el frío, el hambre o ignorar las señales del cuerpo, rendirnos o luchar para llegar a la cumbre, romper nuestra barrera mental o dar un paso más.

La montaña es un reto de altura. La vida, nuestra vida es la montaña que, a cada paso, cada día, tenemos que ir subiendo adaptándonos a las dificultades, sorteando lo pero de la misma y disfrutando de todo lo mejor que nos ofrece. Es algo que hacemos solos pero que afecta positivamente a todo nuestro entorno.

Abrazos positivos.

 

© Metodo Estanislao

Música: Live Better Media – Español

Publicado en Crecimiento Interior, Etapas de la vida, Sin categoría, Transformación

La puerta

AH DE LA PUERTALa vida se puede ver de diferentes maneras, más o menos sencillas, pero lo importante es que somos nosotros y nadie más quienes tomamos las decisiones sobre ella. Es por ello que una buena metáfora sobre la misma es la de un pasillo muy iluminado, blanco, con infinidad de puertas.

En este pasillo ancho, en el que podemos caminar sin miedos, todas las puertas son iguales y al mismo tiempo cada una de ellas es diferente a la otra, bien porque una esté más alejada de la anterior o bien porque únicamente sabemos lo que hay detrás si decidimos abrir cualquiera y adentrarnos en lo que hay en ella.

Es por ello que cada decisión que tomamos, cada puerta que abrimos y cada paso que damos dentro de la misma tiene sus consecuencias. La primera de ellas es que no podemos volver a abrirla, quedando ésta cerrada para siempre. Y lo que hay dentro cambia y modifica nuestro camino vital.

Pero lo realmente importante es que cada vez que avanzamos llegamos a otro pasillo igual al anterior con nuevas puertas que se abren, con nuevas decisiones que tomar. Equivocados o no, estamos condenados a avanzar en nuestra vida y buscar que ésta sea lo más plena posible para nosotros, la mejor vida que poder vivir y eso es lo que nos tiene que importar de verdad.

© Metodo Estanislao

Publicado en Crecimiento Interior, Transformación

El mercado

INSERT COINTCuando uno recorre los diferentes puestos de un mercado descubre una diversidad de espacios que despiertan nuestros sentidos. Así, vamos pasando por zonas en las que se mezclan los sabores y olores, en donde se degusta lo dulce junto a lo salado o lo ácido, se huelen las especias, encontramos productos frescos, conservas, encurtidos, etc. Sigue leyendo «El mercado»