Publicado en Catarsis, Cononcerse a uno mismo, Fuerza interior, Transformación

La barandilla

Una barandilla representa una barrera, un apoyo y un límite.

Es una barrera porque obliga a detenerse, pero no impide el paso definitivamente porque se puede sortear, pasar, saltar en algunos casos, etc.

Es un apoyo porque podemos dejar que nuestros brazos descansen sobre ella. Podemos sentarnos y ver o contemplar lo que haya detrás de ella porque no impide la visión.

Es un límite porque marca un espacio que llega hasta donde está, lo que no impide que decidamos adentrarnos en lo que haya tras ella.

Una barandilla es una pausa para pensar qué hacer, hacia dónde ir y decidir si damos el paso para sortearla y continuar, sabiendo o no qué hay tras ella porque este elemento deja que veamos lo que hay.

Cuando tomas una decisión sobre aquello que tú quieras, sólo tienes que soltar la barandilla, seguir o tomar impulso con las manos, apoyándote en ella y dejarla atrás para avanzar en tu camino con mayor positividad.

Abrazos positivos.

Alejandro Guillán

El método Estanislao

Música: Soothing Relaxation

Publicado en Conexión, Emociones, Relaciones personales, Vivencias

Las fechas señaladas

Las fechas señaladas son unos momentos en los que, como ocurre en estas fechas, las personas se juntan para celebrar algo y lo que se busca es una que estas se lo pasen bien, que haya una armonía entre los presentes y que ese día se recuerde hasta el siguiente  día.

Esa es la idea, eso es lo que se busca, ¿pero es realmente lo que deseamos? En muchas ocasiones nos sentimos obligados a hacerlo o no tenemos ninguna gana de asistir a tal evento porque no nos sentimos cercanos, no queremos ver a alguien en esa reunión, o por la razón que sea. ¿Qué hacer? Lo que sientas que debes hacer, sin más. Para algunos será una ofensa, para otros no importará, da igual lo que piensen. Lo importante es que, antes de tomar una decisión de ese calibre lo hayas meditado y seas consecuente con ella.

Pero si decides asistir, disfruta, acepta lo que ocurra y vívelo como una nueva experiencia. Nada de lo que vivas es bueno o malo, sólo es, sin más.

De mí para ti… sé feliz como quieras serlo.

Abrazos positivos.

© Metodo Estanislao

Música: Cassio Toledo

Publicado en Cononcerse a uno mismo, Etapas de la vida, Sin categoría, Transformación, Vivencias

La cueva

Cuando estamos frente a la entrada de una cueva nos puede sorprender el tamaño de su entrada, el entorno de la misma, etc. Lo que más nos llamará de ella será lo oscuro de su entrada. Por un lado sentiremos la atracción de querer saber qué hay dentro pero, por otro, sentiremos la inseguridad, el miedo de adentrarnos en algo sobre lo que no tenemos el control o que es peligroso.

Junto con lo anterior, siempre nos asaltará la duda de lo que pueda haber en su interior. Sólo hay una manera de saberlo y es entrando y descubriendo que no hay nada en ella más que roca y más roca o, a lo mejor, lo más inesperado y hermoso. Es ese paso el que marca el instante de atreverse a descubrir algo nuevo o dejarlo todo como está. Es una decisión que no es mejor ni peor, es nuestra decisión, sin más.

En nuestra vida pasa algo parecido. Existen muchas cuevas que aparecen en nuestro camino y tomamos la decisión de entrar en ellas o no: personas, actos, relaciones personales, sociales, labores… Decisiones que sólo nosotros podemos tomar. Descubrir o dejar atrás. Dónde entremos o no es nuestra opción y lo que nos hace ser quienes somos.

Busca siempre aquello que te haga feliz a tí y a/con quien/lo que tu quieras.

© Metodo Estanislao

Música: Energías Sutiles