Publicado en Cononcerse a uno mismo, Crecimiento Interior, decisiones, Etapas de la vida, Sentimientos, Transformación, Vivencias

La carga emocional

Ninguno de nosotros es igual a otra persona. Cada uno tiene un camino vital diferente en el que las vivencias, emociones, sensaciones, sentimientos, lo dicho y hecho son únicos e intransferibles.

Todo ello, en su conjunto, lo bueno y lo menos bueno de todo lo que llevemos recorrido, queda metido en una especie de mochila, que nos produce una carga emocional más o menos pesada.

Esta carga emocional puede ser positiva o negativa. Cada uno tiene que escoger de qué porcentaje de cada una de ellas puede desprenderse o no. Lo que está claro es que no podemos cargar con todo, así que yo propongo desprenderse de casi todo lo negativo y digo “casi” porque debemos dejar algo para tenerlo de referencia a la hora de no hacer o decir algo, ya que conocemos las consecuencias de ello.

Pero de los momentos felices también debemos escoger entre aquellos que realmente nos han llenado, desde el punto de vista esencial, y los que son recuerdos sin más transcendencia que lo vivido. No desprenderse de estos crea una especie de dependencia, nos hace creer que no podemos ser infelices y que todo en la vida ha de ser felicidad y alegría.

La vida, nuestro camino, son momentos de felicidad y de tristeza; de avanzar, detenerse o elegir otra opción; de entregarse o desprenderse; de intentar vivir nuestra vida con plenitud o no hacer nada. Todo lo escrito y dicho anteriormente tiene consecuencias.

Yo elegí intentar vivir con plenitud. ¿Y tú?

Abrazos positivos.

Alejandro Guillán.

El Método Estanislao

Música: The sould of wind

Publicado en Crecimiento Interior, Etapas de la vida, Experiencia, Relaciones personales, Vivencias

Espirales interiores y exteriores

La vida es una comunicación paralela y complementaria entre espirales interiores y exteriores, cada una de ellas distinta.

Las espirales exteriores, que nunca dejan de girar y expandirse, son aquellas que nos forman como personas desde que nacemos: educación, creencias, ritos, vivencias, aprendizaje experiencias, relaciones personales, trabajo, etc. Todas ellas conforman, poco a poco, nuestra personalidad, que se irá modificando mientras uno viva.

Las espirales interiores, que también nunca dejan de girar, pero hacia dentro, haciéndolas más estrechas, son aquellas que tienen que ver con nuestro interior. Se diferencian de las exteriores en que parten del punto en que somos conscientes de nosotros mismos y comenzamos a tomar decisiones sobre aquello que queremos. Es desprenderse de aquello que no necesitamos, que no queremos, que sobra en nuestra vida, hasta quedarse con lo esencial. Y es en ese punto en el que somos conscientes de quiénes somos, qué queremos y quién queremos en nuestro camino, ya sea personal y/o vital.

Toma consciencia de tus espirales y decide sobre tu vida qué quieres de ella y cómo la quieres.

Abrazos positivos.

© Método Estanislao

Música: Peder B. Helland – Bright Future [Full Album]