Publicado en Conexión, Cononcerse a uno mismo, Crecimiento Interior, Etapas de la vida, Experiencia, Fuerza interior, Transformación

El esfuerzo

Todos tenemos capacidad de esfuerzo.

Desde el mismo momento en que nuestro cuerpo se levanta y nuestro cerebro se activa cada mañana para ponerse en pie, siempre y cuando nuestro corazón lata, hacemos un esfuerzo. Todo lo que hacemos en nuestro día a día, incluso si es nada, supone un esfuerzo.

Que ese esfuerzo suponga algo positivo depende únicamente de nosotros mismos y hacia dónde dirijamos esa energía. Cuando va utilizada para hacernos crecer y ser mejores, da igual si es desde el punto de vista intelectual o vital, nuestra realidad y nosotros mismo seremos mejores  personas. Si lo que hacemos es no aprovechar ese potencial, que está en nosotros de manera natural, entonces sentiremos siempre que algo no está bien, que nos falta o haremos que nuestro camino no sea el que nosotros deseamos ni que sea positivo.

El esfuerzo, bien canalizado, dirigido y proporcional, siempre será positivo en nuestro camino vital.

Abrazos positivos.

© Método Estanislao

Música: Monomán

Publicado en Cononcerse a uno mismo, Crecimiento Interior, Etapas de la vida, Relaciones personales, Transformación

Empedrado

Cuando caminamos por una calle, cuyo suelo está empedrado, tenemos que ser conscientes de varias ideas.

Por un lado, éstas suelen estar en el Casco Viejo de una localidad, lo que implica historia. También que muchos, antes que nosotros, han pisado ese mismo suelo en todo tipo de situaciones, momentos del día a día, con diversas compañías, etcétera.

Es decir, algo inerte es también parte de una vida que pasa sobre ella, de su calor y su frío, pero esta, solo o cubierto de pies.

Además, el empedrado se adapta, pulido por años y años de pasos, a una sociedad y se hace, en silencio, parte de la misma. No podemos entender la historia de una localidad, una ciudad, sin sus calles y sus empedrados.

No es fácil dejar huella sobre un suelo empedrado, pero con tiempo es posible. Es complicado, difícil, encontrar tu camino, pero con constancia se puede. No importa lo duro que sea la senda, lo empedrado que esté, cada paso es uno menos hacia lo que uno quiere.

Cada esfuerzo te hace más fuerte, cada piedra asienta tu camino.

Abrazos positivos.

© Método Estanislao

Música: Musicaterapia

Publicado en Cononcerse a uno mismo, Etapas de la vida, Experiencia, Relaciones personales, Transformación

Luces de neón

El proceso de elaboración de los tubos de neón de las calles implica varios campos. Por un lado están los creativos, que diseñan el tipo de dibujo, logotipo y/o fuente a utilizar. Por el otro, los artesanos del vidrio, que son los que se ocupan de hacer realidad la idea original. Finalmente, otros técnicos se ocupan del montaje, que todas las piezas ensambladas hagan realidad el conjunto y se llene de luz y color el espacio que sea.

Es decir, que para que las luces de neón brillen como lo que son, hay un proceso en el que todo depende de que las partes se construyan y monten en su orden correcto. La belleza de este tipo de iluminación está, también, en las sensaciones que nos produce al observarlas, en los recuerdos que nos queden grabados al recordarlas y en su originalidad.

Nuestra vida también es un complemento de etapas vividas y de lo que vamos haciendo en ellas, bien sea solos o en compañía de otras personas. La a trascendencia de cada acto depende de lo que nos impliquemos en él, de nuestro esfuerzo para realizarlo, de la energía que aportemos y de los que nos haga crecer y avanzar en nuestro camino.

Brilla con tu luz propia, con tu color y originalidad, valorando siempre aquello que te haya ayudado a ser mejor. En tu vida hay color y luz siempre.

Abrazos positivos.

 

© Método Estanislao

Música: Energías Sutiles