Publicado en Cononcerse a uno mismo, Emociones, Etapas de la vida, Relaciones personales, Sentimientos, Vivencias

Las ganas de verte

Tengo ganas de verte, de saber cómo estás, de comprobar que realmente eres feliz y, sino es así, me quedaré a tu lado igualmente para charlar, para estar sin más porque no necesito que me cuentas nada si no quieres.

Todo tiene su tiempo.

Tengo ganas de verte porque una llamada alegra, pero no es lo mismo el ver cómo te acercas y abrazarte con todo el cariño que te tengo. No es lo miso hablar que hablar y verte a los ojos mientras tomamos algo y nos reímos, lloramos o, simplemente, estamos en silencio uno minutos.

Tengo ganas de verte porque para mí tú eres importante, aunque haya pasado mucho tiempo o la distancia no haga posible el poder estar juntos.

Tengo ganas de verte porque eres una parte de mi vida, ya sea como amistad, como pareja o como lo que a mí me dé la gana.

Tengo ganas de verte porque es importante cuidar los lazos que nos unen a otras personas, demostrar con hechos, no sólo palabras, que forman parte de nuestro mundo personal e íntimo.

Tengo ganas de verte porque nos retroalimentamos de algo que nadie más que nosotros puede entender.

Abrazos positivos.

Alejandro Guillán

El Método Estanislao

Música:

Publicado en Emociones, Relaciones personales, Sentimientos, Transformación, Vivencias

El roce

Las personas somos seres sociales y necesitamos el el roce, el contacto físico de otros, en mayo o menor intensidad. Y ese contacto, si nos vendaran los ojos y no supiéramos quién lo hace, no se diferenciaría en el color de la piel, el sexo, la altura, etc. La única diferencia vendría de quién roza y cómo lo hace, de la intensidad del contacto o la intención del mismo.

Cuando uno roza expresa con ese gesto su estado de ánimo, lo que desea y quiere, lo que le importa la otra persona o no.

Por eso, cada contacto, cada roce, cuenta una historia vital y personal y es necesario conocerla sin miedo a que nos haga daño o nos convierta en la persona más feliz del mundo.

Abrazos positivos.

Alejandro Guillán

Música: The Shimmering Sea

El método Estanislao

Publicado en Conexión, Crecimiento Interior, Fuerza interior, Relaciones personales, Transformación

Señales de tráfico

no-me-puedo-divertirCuando uno camina por la calle o conduce, se encuentra con variadas señales de tráfico que nos avisan, informan, advierten y prohíben algo. Todo son avisos negativos de algo que no ha pasado, que no hemos hecho, pero sospechan de nosotros que, potencialmente, puede ocurrir.

En tu vida no pienses en ellas. Sé feliz y busca vivir sabiendo que lo que haces te llena y te hace mejor persona y esta energía transmítela a quienes te rodean. se señal de energía positiva en tu vida y para la vida de los demás, sin dejar de lado la tuya.

© Metodo Estanislao

Música: Nik Tyndall & Anuvida – Reiki Touch Of Love

Publicado en Crecimiento Interior, Etapas de la vida, Relaciones personales

La familia

CAPRICHOS CELESTIALESEl ser humano es gregario. Necesita sentirse dentro de un grupo afín a sus necesidades personales, sociales, ideológicas, respecto a las creencias, etc. La persona que más se aísla necesita, alguna vez, contacto con otros de su misma especie y eso es así y está bien.

La familia, hoy día, no se refiere a aquellos a los que nos une la sangre y los que nos vieron crecer. Si pensáramos sólo eso nos quedaríamos cortos, porque excluiríamos a personas importantes, relevantes en nuestra trayectoria vital. La familia es la próxima y la que aparece en nuestro camino y sigue a nuestro lado en el presente, sintiendo que seguirá en el futuro.

Uno sabe sólo dónde ha nacido, conformando poco apoco su propia familia a medida que va creciendo. Esta se conformará con alguna carnal, pero sobre todo con personas que arraigarán en nosotros desde el punto de vista personal e íntimo. Yo sé quienes son mi familia y eso es bueno. Busca tu familia y serás más feliz.

© Metodo Estanislao

Publicado en Etapas de la vida

La muerte

ATARDECER IMPOSIBLELa muerte es un momento que llega sin avisar, cunado menos lo esperamos y deseamos. tener la certidumbre de ello hace que dejemos de pensar en ella, en este concepto y fijemos nuestra energía en la vida. Así, podemos centrarnos en nosotros mismos, en quiénes somos, qué deseamos hacer en nuestro camino vital.

Espor ello que podemos centrar nuestra vida en ser felices, en tomarla de la mano y extraer lo mejor de ella, sin necesidad de pensar en un día que no sabemos cuándo llegará.

Bebe la vida, vive la vida, empápate de ella y se feliz.

© Metodo Estanislao