El alfeizar

Seguro que muchos recuerdan el alfeizar que había antes en las casas, pisos y que todavía existen, aunque cada vez menos. Si creéis que son sólo para colocar o desde donde colgar plantas, estáis equivocados.

El alfeizar, en realidad, al menos es lo que me gusta pensar, está concebido para que puedas apoyar los brazos sobre él y poder mirar lo que hay más allá de la ventana con curiosidad. También para hablar con los vecinos, ya vivas frente a una ventana  o al lado de otra, con lo que tendrías que sacar un poco más parte del cuerpo.

Tú miras y te miran, hablas y te hablan y aquello que hablas se escucha, se comparte a quienes están frente a ti y al resto de personas.

Creo que el alfeizar es un elemento que ayuda a relacionar personas si nada de tecnología por el medio.

Abrazos positivos.

© Método Estanislao

Música: Jason Stephenson – Sleep Meditation Music

Anuncios

El frío

El frío es algo físico, una sensación tangible y también un sentimiento que se produce como reacción a una experiencia negativa, da igual del tipo que sea. Lo deseable es que no ocurra nada, pero en muchas ocasiones ese frío se queda y es muy difícil que nos abandone. Es por ello que, cada uno de nosotros tiene que poder reaccionar cuando lo siente y lo nota.

Si es en nosotros, busquemos a aquellas personas con las que podamos hablar y expongámosles lo que nos ocurre de una manera clara y sincera y, sobre todo, sin pensar que van a resolver la situación. Ellos podrán escucharnos, hablarnos y hacernos ver las posibles salidas para que ese frío vaya desapareciendo, pero nada más. No nos aprovechemos del dolor.

Si es en otra persona, de una manera activa hacer que esta sepa que estamos a su lado y que podemos ayudar si lo necesita, dando el espacio suficiente para que lo haga. Ayudemos, pero sin intentar imponer o pensar que somos mejores personas por ello. El frío, cada uno, lo siente de manera diferente. Sé ese calor que necesita, pero sin quemar.

Abrazos positivos.

© metodo estanislao

Música: Musicoterapia – Español

El lavadero

presa-brEl lavadero era un lugar, en los pueblos, en el cual cada día se juntaban las mujeres para lavar la ropa de la casa. Normalmente costaba de una gran zona, tipo tanque de agua, con bordes inclinados de piedra, que usaban para extender la ropa mojada, enjabonarla, rascar, mojar y volver a realizar la operación una y otra vez hasta que la ropa quedaba limpia. Un trabajo pesado, cansado y muy duro.

El fluir constante del agua hacia que el exceso de agua saliera a otro lado y, así, siempre hubiera agua limpia en la zona de lavado. Pero lo importante de este lugar era que se convertía en una zona de reunión social y familiar donde, además de lavar, las mujeres se ponían al día de lo que acontecía y se decía en la zona.

Al margen de las consideraciones sociales, históricas, etc., cuando no se tenía la tecnología actual, había una necesidad de verse, hablar cara a cara. Interactuar se buscaba de la forma que fuera. Era un tu a tu sincero, real. Creo que hay que cultivar esa esencia, la de ir junto a quien nos importa y hablar mirando a los ojos con sinceridad, buscando lo mejor de esos momentos.

Un abrazo a todos.

© Metodo Estanislao

Música: Relaxing Celtic Music

La culpa

AMAPOLA (BR)La culpa es un sentimiento extraño, aparece por algo que hemos hecho o no, que hemos pensado o no. También puede aparecer por una decisión que hemos tomado de manera equivocada no. Lo que sí es verdad es que ese sentimiento le produce a uno un desasosiego personal y también se muestra de una manera física. Es por ello que, lo mejor que podemos hacer es intentar, cuanto antes, deshacernos de ella.

El cómo debemos hacerlo es muy sencillo y a la vez difícil, que no complicado: primero tenemos que analizar el porqué de ese sentimiento desde un punto de vista objetivo. Tenemos que tener conciencia de las causas o causa que la provocaron, asumir nuestra parte de responsabilidad y, posteriormente, hacer todo lo que esté en nuestra mano para reconducir el problema, hablar con quien se tenga que hablar y, sobre todo, asumir las consecuencias de lo que haya ocurrido.

Cuando lo hayamos hecho de una manera sincera, de una manera correcta y, sobre todo, poniendo todo lo mejor de nosotros en ello, notaremos como este sentimiento desaparece y nos sentimos muchísimo mejor, más tranquilos, más positivos.

© Metodo Estanislao