Publicado en belleza, Cononcerse a uno mismo, Crecimiento Interior, decisiones, Relaciones personales, Transformación, Vivencias

La cápsula del tiempo

Una cápsula del tiempo es un recipiente hermético, sin un tamaño concreto, aunque los haya, en el que se introducen objetos recuerdos, etc…. de la época y se guardan para que la generación o generaciones posteriores, al abrirla, conozcan aquello que era lo cotidiano, lo normal, noticias y hechos ocurridos en ese momento.

Cada uno de nosotros somos una cápsula del tiempo, en la que guardamos momentos relacionados con cada etapa de nuestra vida, experiencias únicas, todo aquello que para nosotros es importante y, sobre todo, relaciones con personas, ya sean cercanas o no.

A diferencia de una cápsula del tiempo física, nosotros somos los que decidimos abrir la nuestra y escogemos qué mostrar y a quién.

Todo aquello que no enseñemos o mostremos desaparecerá con nosotros cuando dejemos de existir.

Somos lo que somos por lo que vivamos, por las decisiones que tomemos, por aquello que digamos o callemos, por quienes seamos al relacionarnos con los demás, por quién o qué amemos odiemos, por lo que disfrutemos… por cada paso dado en nuestro camino vital.

Abrazos positivos

Alejandro Guillán

El método Estanislao