Publicado en Catarsis, Cononcerse a uno mismo, Fuerza interior, Transformación

La barandilla

Una barandilla representa una barrera, un apoyo y un límite.

Es una barrera porque obliga a detenerse, pero no impide el paso definitivamente porque se puede sortear, pasar, saltar en algunos casos, etc.

Es un apoyo porque podemos dejar que nuestros brazos descansen sobre ella. Podemos sentarnos y ver o contemplar lo que haya detrás de ella porque no impide la visión.

Es un límite porque marca un espacio que llega hasta donde está, lo que no impide que decidamos adentrarnos en lo que haya tras ella.

Una barandilla es una pausa para pensar qué hacer, hacia dónde ir y decidir si damos el paso para sortearla y continuar, sabiendo o no qué hay tras ella porque este elemento deja que veamos lo que hay.

Cuando tomas una decisión sobre aquello que tú quieras, sólo tienes que soltar la barandilla, seguir o tomar impulso con las manos, apoyándote en ella y dejarla atrás para avanzar en tu camino con mayor positividad.

Abrazos positivos.

Alejandro Guillán

El método Estanislao

Música: Soothing Relaxation

Publicado en Cononcerse a uno mismo, Consciencia, Crecimiento Interior, Experiencia, Relaciones personales, Sin categoría, Transformación, Vivencias

El cambio de marchas

Este mecanismo, el cambio de marchas, hace que el motor, al acelerar o disminuir la velocidad, trabaje con mayor o menor esfuerzo.

Lo que tenemos que tener en cuenta, a la hora de cambiar de marcha, es fijarnos en el firme de la carretera por la que vayamos, ya sea una cuesta o una curva, en el límite de velocidad y la seguridad misma de la vía por la que circulamos.

En nuestra vida hacemos lo mismo. En función de con quién nos relacionamos y lo que hacemos, da igual la forma, aceleramos o frenamos según veamos la situación.

Si sólo frenamos, acabaremos por no avanzar nunca. Si sólo aceleramos, podemos quemar el motor. Por eso es bueno ir adecuando la velocidad según cada situación, si es necesario o no. Conducir no es sólo pisar el acelerador o el freno, es acompañar cada momento de la conducción con la marcha adecuada y, así, disfrutaremos del viaje con quien queramos hacerlo , donde queramos y tan lejos o cerca como deseemos.

Ha de tu vida una gran experiencia, un gran viaje, pero a la velocidad que necesites en cada momento.

Abrazos positivos.

Alejandro Guillan.

Música: Music for body and spirit

Método Estanislao