Publicado en Cononcerse a uno mismo, Consciencia, Crecimiento Interior, Fuerza interior, Transformación, Vivencias

La contemplación

¿Por qué el ser humano, en cualquier momento de su vida, necesita detenerse frente a algo que le haga sentir calma, paz y quedarse en ese lugar durante un espacio de tiempo, el que sea? ¿Por qué ese momento de contemplación?

Contemplar no es exactamente mirar hacia algo que nos produzca una calma interior, no. Lo que nos hace sentir esa sensación interna es el conjunto de varios aspectos que emiten una especie de energía que provoca en nuestro cuerpo la necesitad de absorberla.

No es una puesta de sol, es ésta junto con el sonido del aire o su quietud; la temperatura; el rumor de agua del río o de las olas llegando a la arena; la comodidad de como este nuestro cuerpo, de pie o sentado… o cualquier otra motivación externa que asociemos a una tranquilidad interior.

Es decir, aquello que vemos, el entorno, el momento del día, la temperatura, sonidos, etc.

Todo ello, unido, provoca una relajación y una predisposición a detenernos, observar aquello que nos rodea y, al mismo tiempo, en muchas ocasiones, también nuestro interior o, en otras, únicamente desconectar y no pensar en nada más que en el momento y la contemplación. Es decir: estar, sentir, abstraerse y olvidarse de la noción de tiempo hasta que sintamos que queremos volver al momento anterior a este. Nada más.

Cuando tengas esa necesidad no la ignores. Vívela, aunque sea durante un breve instante. Tu cuerpo es posible que lo necesite y tú también.

Abrazos positivos.

Alejandro Guillán

EL método Estanislao

Música: Go Music Legends

Publicado en Conexión, Cononcerse a uno mismo, Etapas de la vida, Relaciones personales, Sin categoría, Transformación

La chimenea

Una chimenea está presente en muchos espacios, con diferentes formas, más o menos creativas, e incluso realizada con diversos materiales. Su uso es lo importante, ya sea para dar calor al hogar o también para cocinar.

Quemamos combustible, de diferentes formas y materiales, con el fin de que el espacio se vuelva acogedor y no tengamos que preocuparnos del frío exterior.

El ser humano busca «quemar», también, aquello que es negativo para encontrar un equilibrio, una tranquilidad, una paz interior. Con ello se transmite una energía positiva. Sin embargo, como ocurre en toda chimenea, aquello que quemamos no lo hace al momento ni de la misma forma. Cada negatividad, cada leño u otro combustible, arde de manera diferente y nosotros tenemos que vigilar, entender cómo arde hasta que quedan sólo los rescoldos y cenizas, que podemos recoger y tirar o aprovechar parte para nutrir nuestro propio suelo, alimentando nueva vida.

Cada negatividad es diferente y cada uno de nosotros decide cómo quiere encontrar la calidez en su vida, su estabilidad. Yo lo tengo claro. Busca tu felicidad.

Abrazos positivos a todos.

© Metodo Estanislao

Música: Live your Dreams

Publicado en Sin categoría

El faro

VERDE ZENEl faro ilumina cada noche el horizonte del mar y es una luz que sirve de guía para que los barcos lleguen seguros a puerto. Es un punto insignificante muchas veces, pero es tan importante y tan valioso como para que un grupo de personas, a merced de lo que el mar desee, lo busque en la noche, a través de las olas y, sobre todo, despierte la felicidad, la ilusión y la paz al divisarlo, porque significa que la seguridad de la tierra firme está cerca.

Tu puedes ser tu propio faro, fuerte, luminoso y con la capacidad de guiar a otros, siempre y cuando esa luz sea lo mejor de ti, sea una luz clara, limpia, enviada desde el amor más absoluto, que cada uno de nosotros tiene la capacidad de dar si lo desea.

© Metodo Estanislao