Publicado en Conexión, Cononcerse a uno mismo, Etapas de la vida, Experiencia, Relaciones personales, Transformación, Vivencias

La pizarra

Una pizarra es una superficie en la que podemos anotar, dibujar o jugar con tizas blancas o de colores. Lo mejor de esa superficie es que, cuando queramos, podemos borrar todo lo que hayamos hecho en en ella y volver a empezar. Eso es algo que no se puede hacer siempre o en todo aquello sobre lo que pintemos.

En nuestra vida es un poco más complicado hacerlo. Cada color, cada tiza, cada experiencia, quedan marcadas “en” y “sobre” nosotros de una forma más o menos profunda y no podemos obviar su presencia ni su recuerdo.

Sin embargo, aunque pensemos que es imposible, aunque no podamos borrar todo aquello que deseemos, sí podemos volver a pintar sobre una pizarra vacía y comenzar a llenarla de nuevos colores, de nuevos deseos, de nuevos pasos que podemos hacer realidad si queremos… y sí es algo que podemos realizar.

En una pizarra todo puede imaginarse de nuevo una y otra vez. Hazlo realidad, porque una vida está para llenarla de lo que queramos y podamos. Todos y cada uno de nosotros tenemos en nuestra mano el poder para hacerlo posible y tú puedes.

Abrazos positivos.

© Método Estanislao

Música: Río Azul

Anuncios