Publicado en belleza, Crecimiento Interior, Etapas de la vida, Experiencia, Sin categoría

La hoja

La belleza está también en los momentos menos emocionantes, incluso tristes. En la naturaleza, con la llegada del otoño, observamos el cambio de color en las hojas de los árboles de hoja caduca. De los tonos verdes pasamos, en un breve período, a una paleta de marrones que terminan con la caída de estas.

Las ramas van quedando desnudas, hasta que en el árbol parece desaparecer todo vestigio de vida. Las hojas caen como en una danza y se desploman suaves bajo la ya invisible copa del árbol. Y ahí también hay belleza porque, si esperas y miras cada día, descubrirás que esas hojas, al descomponerse, forman nutrientes para alimentar a otras plantas y al propio árbol del que se han desprendido y, al llegar la primavera, nueva vida emergerá en forma de nuevos brotes de flores y hojas.

De la tristeza de la caída, de la muerte, nace una nueva vida. Marchar no es desparecer. Nuestra energía se transforma en algo mejor, seguro.

Abrazos positivos.

© metodo estanislao

Música: Una vida plena