Publicado en Conexión, Etapas de la vida, Relaciones personales, Transformación, Vivencias

Círculos concéntricos

Si crees que las personas sólo son lo que ves estás equivocado. Cada uno de nosotros somos un microcosmos, dividido en círculos concéntricos, que se van revelando a los demás poco a poco.

Tu, yo, todos, dejamos entrar en nuestro mundo interior a quien queremos, de la forma que deseamos y hasta donde consideramos, porque cuanto más dejamos que nos conozcan, más vulnerables nos volvemos y más podemos sufrir.

Sólo el amor verdadero, que no tiene que ver con la sexualidad, la sinceridad, un corazón que se muestre como es y el tiempo, son las únicas vías para acceder a cada círculo de las personas que queremos conocer y cada una de ellas tendrá más o menos círculos en función de sus vivencias, sufrimientos y alegrías, de su camino y de sus deseos.

Cuando quieres conocer a una persona de verdad, tienes que conocer y vivir su microcosmos, sus círculos concéntricos, que son los que la definen como un ser único.

Abrazos positivos.

 

© Método Estanislao

Música: Anoushkar Shankar

Publicado en Crecimiento Interior, Etapas de la vida, Sin categoría, Transformación

Las raíces

LA COLMENA (br)Cualquiera de nosotros necesita tener unas fuertes raíces para qué nuestro camino vital sea mucho más positivo y, sobre todo, para tener un punto de apoyo cuando lo necesitemos. Las raíces son los pilares fundamentales en nuestra vida y, personalmente, creo que los esenciales son, por un lado, la familia, que no tiene porque ser la que nos ha tocado al nacer.

Por otro lado también es importante la amistad, pero la amistad verdadera, la que está en lo bueno y lo malo, la que nos hace reír y también la que nos aconseja y, en ocasiones, nos hace llorar y darnos cuenta de nuestras equivocaciones. Otra de las raíces fundamentales son nuestras propias vivencias, que son las que nos van a hacer quienes somos, las que van a crear nuestra personalidad.

Para aquellos que piensen que el amor es otra de las raíces creo que se equivocan. El amor es algo que puede venir y marcharse, es algo que puede ser efímero o para siempre y por eso, a menos que sea un amor verdadero y consolidado, es mejor no obsesionarse con ello. Si ha de venir vendrá y si ha de quedarse se quedara y formará parte de esas raíces.

© Metodo Estanislao