Publicado en Conexión, Cononcerse a uno mismo, Crecimiento Interior, Etapas de la vida, Experiencia, Fuerza interior, Transformación

El esfuerzo

Todos tenemos capacidad de esfuerzo.

Desde el mismo momento en que nuestro cuerpo se levanta y nuestro cerebro se activa cada mañana para ponerse en pie, siempre y cuando nuestro corazón lata, hacemos un esfuerzo. Todo lo que hacemos en nuestro día a día, incluso si es nada, supone un esfuerzo.

Que ese esfuerzo suponga algo positivo depende únicamente de nosotros mismos y hacia dónde dirijamos esa energía. Cuando va utilizada para hacernos crecer y ser mejores, da igual si es desde el punto de vista intelectual o vital, nuestra realidad y nosotros mismo seremos mejores  personas. Si lo que hacemos es no aprovechar ese potencial, que está en nosotros de manera natural, entonces sentiremos siempre que algo no está bien, que nos falta o haremos que nuestro camino no sea el que nosotros deseamos ni que sea positivo.

El esfuerzo, bien canalizado, dirigido y proporcional, siempre será positivo en nuestro camino vital.

Abrazos positivos.

© Método Estanislao

Música: Monomán

Anuncios
Publicado en Catarsis, Cononcerse a uno mismo, Consciencia, Relaciones personales, Transformación, Vivencias

Una botella

En muchas ocasiones, cuando se habla de una botella, se nos viene a la cabeza la frase que habla de si la vemos “medio vacía o medio llena”.

Creo que lo menos importante es el continente, la botella. Lo realmente esencial es la calidad del contenido, de aquello que nos puede “alimentar” o “quitar la sed”.

Si es positivo para nosotros y nos aporta algo nuevo, mejor. Si es negativo, sólo tenemos que apartarlo de nuestro camino. Tú eres reflejo de tu interior.

Abrazos positivos.

© Método Estanislao

Música: Reconectando Consciência Plena

Publicado en Catarsis, Crecimiento Interior, Etapas de la vida, Relaciones personales, Transformación, Vivencias

La ruta

Una ruta es un recorrido de un punto a otro de un plano, en la que tenemos en cuenta la distancia entre ambos lugares; las paradas, si son necesarias, que habrá que realizar y dónde se habrán de hacer, bien sea para tomar algo y estirar las piernas, o para repostar y, lo más importante, el tiempo que necesitaremos para hacerla, lo que pude llevarnos una mañana, todo el día o varios en diferentes etapas.

Pero esto es la teoría y la preparación porque, cuando la iniciamos, no sabremos exactamente el tiempo que hará, la temperatura y, sobre todo, lo que puede que descubramos al realizarla.

Bien sea solos o en grupo, podemos no ser los únicos en hacerla, se nos puede unir alguien. Si hacemos una parada, podemos conocer a una persona o varias que nos hagan variar el recorrido o, sencillamente, nos hagan detenerlo porque sentimos que tenemos que hacerlo. Podemos tener una avería en nuestro vehículo o una lesión… es decir, no podemos predecir los imprevistos que surgen, por muy controlada que tengamos nuestra ruta.

Por eso, como en la vida, lo importante no es la ruta de nuestro camino vital, sino qué ocurre en ella y con quién ocurre.

Busca que la ruta de tu vida se llene con las mejores experiencias y comparte tu energía con quienes te la aporten también de forma positiva.

Abrazos positivos.

© Método Estanislao

Música: Play the Music

Publicado en Catarsis, Cononcerse a uno mismo, Crecimiento Interior, Relaciones personales, Transformación, Vivencias

La olla

La olla es un utensilio de cocina, metálica o de barro, que todos tenemos en casa y que nos sirve para preparar muchas y diferentes recetas de cocina.

En sí misma no es más que metal moldeado en una prensa. Es el continente utilizado para cocinar algo que conocemos o no. Lo esencial de una olla es el contenido y cómo, asociado al calor, podemos tomar diferentes ingredientes, mezclarlos y transformarlos en algo nuevo y que despierten nuestros sentidos.

Aplicado a nosotros, el ser humano es el continente, pero lo que nos hace quiénes somos, el contenido, es todo aquello con lo que nos alimentamos y, por supuesto, todas las experiencias, aprendizajes, educación, relaciones personales, etc., propias de cada momento vital a medida que crecemos y que recorremos nuestro camino vital. Es decir, ese contenido lo que hace que el resultado uno mismo sea más o menos “rico”, culinariamente hablando.

Haz que el contenido de tu olla sea siempre lo mejor y compártelo.

Abrazos positivos.

© Método Estanislao

Música: Chillhop Music

Publicado en Cononcerse a uno mismo, Crecimiento Interior, Etapas de la vida, Relaciones personales, Transformación

Empedrado

Cuando caminamos por una calle, cuyo suelo está empedrado, tenemos que ser conscientes de varias ideas.

Por un lado, éstas suelen estar en el Casco Viejo de una localidad, lo que implica historia. También que muchos, antes que nosotros, han pisado ese mismo suelo en todo tipo de situaciones, momentos del día a día, con diversas compañías, etcétera.

Es decir, algo inerte es también parte de una vida que pasa sobre ella, de su calor y su frío, pero esta, solo o cubierto de pies.

Además, el empedrado se adapta, pulido por años y años de pasos, a una sociedad y se hace, en silencio, parte de la misma. No podemos entender la historia de una localidad, una ciudad, sin sus calles y sus empedrados.

No es fácil dejar huella sobre un suelo empedrado, pero con tiempo es posible. Es complicado, difícil, encontrar tu camino, pero con constancia se puede. No importa lo duro que sea la senda, lo empedrado que esté, cada paso es uno menos hacia lo que uno quiere.

Cada esfuerzo te hace más fuerte, cada piedra asienta tu camino.

Abrazos positivos.

© Método Estanislao

Música: Musicaterapia

Publicado en Consciencia, Crecimiento Interior, Etapas de la vida, Experiencia, Relaciones personales, Transformación, Vivencias

Sangre

¿Qué es lo que une a las personas?

Hay quien cree que las únicas relaciones verdaderas, reales, son las que conforman la familia de sangre. Y se dice por la falsa imagen de que la familia está y estará siempre junto a uno.

Error.

Lo que une realmente son las vivencias en común junto a personas que son familia o no; son los lazos de sangre invisibles con los que reconocemos en alguien una conexión que aporta algo positivo, bueno en nosotros y que nos hace crecer desde el punto de vista personal, intelectual, etc.

Son esas personas que dejan huella y que son importantes durante todo un camino vital o, al menos, una parte del trayecto o recorrido. Lo esencial es que, aquello que decidamos, nos haga mejores y más positivos.

Todo es energía.

Todo lo bueno que se nos da y regala como energía, podemos y debemos compartirlo con quienes creamos que lo necesite.

Abrazos positivos.

© Método Estanislao

Música: YellowBrickCinema – Relaxing Music

Publicado en Cononcerse a uno mismo, Emociones, Experiencia, Relaciones personales, Transformación, Vivencias

Humo

El humo tiene una habilidad especial y es la capacidad de distorsionar la realidad que tenemos delante, pero no por completo. Así, aquello que reconocemos, que conocemos y que recordamos sin equívoco alguno, al haber humo sentimos que dudamos, que aquello que nuestro ojos ven puede que no sea cierto y lo conocido casi creemos que puede ser un sueño o algo irreal.

En cuanto desaparece, la certeza vuelve y todo está en su sitio… o eso creemos.

El humo, en nosotros, es aquello que distorsiona nuestro mundo, que nos desequilibra y que nos aparta de un camino que habíamos empezado de manera segura y nítida.

Cuando el humo nos rodea o se acerca, lo que debemos es alejarnos de él lo suficiente para poder ver una salida desde una zona despejada, debemos evitarlo y, cuando pasa, dejar que desaparezca. Es decir, todo aquello que sea negativo para nosotros, nos impida avanzar y, sobre todo, anule nuestro camino, debemos apartarlo y aprender del porqué de lo sucedido. Es ese aprendizaje lo que nos ayudará a seguir con mayor consciencia y, sobre todo, con mayor claridad a la hora de dar el siguiente paso.

Abrazos positivos.

© Método Estanislao

Música: Lounge Music